viernes, 26 de febrero de 2016

Afirman bebés que nacen por parto natural quedan protegidos contra enfermedades

Resultado de imagen para Afirman bebés que nacen por parto natural quedan protegidos contra enfermedadesMADRID. (elmundo.es).- Una de las ventajas que tiene el parto con respecto a las cesáreas es que los bebés entran en contacto con todas las bacterias que pueblan el canal vaginal materno, y esa flora microbiana les protege contra alergias, asma y otras enfermedades.

Un pequeño experimento llevado a cabo por la Universidad de Nueva York ha demostrado que existe una manera sencilla de que los bebés nacidos por cesárea reciban también ese primer contacto con las bacterias de su madre.
El método es tan sencillo que casi sorprende que no se le haya ocurrido a nadie antes; los primeros han sido María Gloria Domínguez-Bello y sus colegas en las páginas de la revista Nature Medicine. Durante una hora antes de la cesárea, los ginecólogos introdujeron en la vagina materna una gasa estéril.
Después del nacimiento, simplemente frotaron el rostro de los bebés con la gasa.Al cabo de un mes, analizaron la flora microbiana de los recién nacidos y observaron que los bebés nacidos por cesárea a los que se transfirieron las bacterias maternas, tenían una flora microbial más parecida a la de un niño nacido por vía vaginal que a uno nacido por cesárea.
El único problema, por ahora, como admiten los propios investigadores, es que el método se probó de momento únicamente con cuatro bebés (cuya flora bacteriana se comparó con otros siete bebés nacidos por cesárea, a quienes no se aplicó la gasa, y otros siete nacidos por vía vaginal).
Un método simple y baratoComo explica a EL MUNDO la doctora María Gloria Domínguez-Bello, ginecóloga de la Universidad de Nueva York (EEUU), “éste es un estudio piloto pero importante porque establece el principio de que el microbioma puede ser restaurado al nacer. Nuestro método es simple y barato, y seguramente puede mejorarse”.
Una idea en la que coincide otro de los firmantes, José Clemente, de la Icahn School of Medicine (también en Nueva York). “La ventaja de este método es que es muy simple, y en este estudio demostramos que es suficiente para modificar el microbioma de los bebés al menos durante el primer mes de vida. 
Existen otros métodos que se podrían usar para transmitir las bacterias, pero tienen otros inconvenientes: por ejemplo, un procedimiento invasivo es más complicado y conlleva mayores riesgos, y hay que recordar que estamos trabajando con recién nacidos”.
Clemente admite que una vez demostrada la eficacia de esta versión tan sencilla (una simple gasa), su objetivo será “mejorar el diseño inicial para conseguir un método más eficaz”, puesto que la transferencia de las bacterias no fue completa. Además, añade, aunque el método es sencillo, reclutar a los pacientes y analizar otra 1.500 muestras de flora vaginal y de los recién nacidos como hicieron a continuación no lo es tanto.
De hecho, los investigadores anuncian que siguen reclutando muestras y nuevos participantes para refinar sus hallazgos (“estoy seguro de que el método final para traspasar flora vaginal será distinto al que usamos actualmente”).
 Entre las cuestiones que tendrán que responder en el futuro, menciona sólo unas cuantas: ¿cuánto tiempo perdura el efecto de la exposición a la flora materna?; ¿qué variabilidad existe en la duración de este efecto?; y quizás la más importante: ¿podemos demostrar que estos cambios en el microbioma son beneficiosos para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades inmunes y metabólicas?
De momento, eso sí, pese a la aparente sencillez del método, Clemente admite que no se puede recomendar el uso de este procedimiento de manera generalizada para cualquier bebé nacido por cesárea. “Las infecciones vaginales son el principal riesgo, ya que el recién nacido no ha sido expuesto a bacterias antes del nacimiento.
Todas las madres participantes en el estudio son sometidas a un estudio riguroso para minimizar el riesgo para el bebé: se hacen tests para determinar que la madre no tiene enfermedades de transmisión sexual, estreptococo B, candida, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario