jueves, 27 de julio de 2017

Desarrollo Eco turístico de Barahona y la Región n/n

Por  Carlos J. Vidal Lassis

 Releyendo correos y artículos de otros honorables compueblanos compruebo lo coincidentes que somos.
 Nuestras múltiples visiones, desde perspectivas coherentes con nuestras experiencias y profesiones, describen ampliamente las condiciones existentes y el grandioso potencial del tan anhelado desarrollo turístico de Barahona y la Región.


   En otras ocasiones, he comentado a amigos y en reuniones sociales como las del Club Rotario de Barahona, Inc. y en la Cámara de Comercio e Industrial de Barahona, igualmente en escritos anteriores he postulado sobre la posibilidad de iniciativas de inversión conjunta en el desarrollo integral de nuestra patria chica.

   Iniciativas que a la vez que logran los objetivos del desarrollo económico colectivo, se logran también objetivos económicos individuales. No hay iniciativa mas motivacionalmente poderosa que la que incluye ambos intereses humanos, el colectivo y el individual. En otras palabras, el bien común da iguales beneficios que el bien individual. Si todos ganan, yo gano porque yo soy parte del todo.

   Dentro de esos parámetros, hay muy buenas oportunidades de crear un organismo de carácter financiero para identificar, diseñar,  generar, financiar y desarrollar iniciativas y proyectos que constituyan los cimientos del desarrollo integral.

   Una entidad como esta no solamente produce los objetivos del progreso regional. Provoca también la oportunidad del beneficio financiero común o colectivo, es decir, que la población en general puede participar económicamente en las utilidades y hasta en las mayores decisiones de la organización al estructurarse fiduciariamente como un fondo de inversiones mutua o una compañía por acciones o cualquiera que sea la mas conveniente forma de organización social que permita y garantice la inversión que la población haga.

   Tradicionalmente, no sólo los barahoneros si no también los dominicanos en general son muy “chivos”, es decir, desconfiados . El Dr. Zaglul así lo afirmó, aparte de que personajes como Eugenio Ma. De Hostos se quejó igualmente de las tendencias corruptas de los dominicanos, muy a pesar del gran amor que profesó por esta media isla.

   Nuestra historia reciente y en la actualidad vemos como este flagelo nos afecta. Aún así, la honestidad prevalece y la transparencia es sostenible cuando estos organismos u organizaciones se estructuran con reglas debidamente estudiadas y con garantías y sistemas internos de balances y chequeos contables. Las iniciativas o proyectos son igualmente diseñados para asegurar que no se produzcan escapes, fraudes, o robos en sus operaciones ni en sus administraciones. Por otro lado además, se podrían crear organismos vigilantes o protectores de la idoneidad y manejo ético de todos los proyectos del sistema. (Cuando las iniciativas son generadas por el sector privado, el peculado y la corrupción son eliminadas del panorama y si ocurre algo es corregido de inmediato)

   Esta entidad debe surgir por la iniciativa de un grupo de individuos solventes locales y/o de la región y bien podríase invitar a participar a entidades privadas financieras con vocación de promoción de desarrollo. Ese Grupo Gestor comenzaría su aportación con la decisión de integrarse como tal e iniciar su gestión como Grupo Gestor detectando y contratando aquellos profesionales y técnicos con las mejores cualificaciones para que se estructuren en un equipo que construya el organismo propiamente para asegurar la eficiencia de la entidad en términos de la visión que el Grupo Gestor formule de la entidad.

   Los individuos llamados a componer el Grupo Gestor necesariamente deben poseer solvencia moral, económica y preferiblemente con un nivel de conocimiento probado de lo que es Desarrollo Integral y tener una percepción clara de lo que implica una necesidad del manejo pulcro y eficiente de la entidad a desarrollar, significando esto que el mismo grupo debe buscarse y contratar quienes les puedan educar óptimamente en estos muy importantes aspectos, antes de iniciar la búsqueda de quienes les ayudarán a fundar el modelo de compañía o consorcio de compañías que eventualmente lo conformaría.

   Un aspecto que merece hincapié es el motivacional. Si bien los componentes iniciales de una creativa iniciativa como la que nos ocupa necesariamente deben tener los medios económicos para su participación, es muy necesario que también tengan la convicción de cual es el motivo por el cual se arrojarían a escribir la historia moderna de Barahona y sus regiones aledañas. En iniciativa como esta no se pueden esperar recompensas inmediatas, aparte del reconocimiento social que se consigue casi automático, al realizarse este tipo de acciones. Podemos casi garantizar que las recompensas económicas serán múltiples no únicamente porque lo invertido se reproducirá con creces, también porque el movimiento y frecuencia del dinero se incrementa exponencialmente cuando se aumentan las demandas de producción, de servicios, de materiales y el comercio en general de la población.

   Constituido ya el Grupo Gestor, Habiéndose debidamente elevado su conocimientos y cultura de la asociación que están construyendo, teniendo clara la visión y la misión que van a concretizar, a hacer realidad, les toca componer los equipos administrativos, técnicos y legales que asumirán las funciones correspondientes del organismo y que sería necesario igualmente educar y alinear dentro de los criterios que hasta ese momento se hallan estado elaborando y surgiendo del proceso antes descripto.

   No quiero extenderme mas explicando este postulado con la esperanza de que algunos que me lean, se interesen. Saben que podré substanciar mas completamente esta propuesta/sugerencia para quienes así me lo soliciten.

   Termino con recordarles que en Barahona hay antecedentes exitosos de organizaciones como la que describo y postulo aquí. La Asociación de ahorros y Préstamos para la Vivienda o Banquito, como popularmente se le conoció hasta su adquisición por un Banco del país. (Independientemente de lo que haya pasado al final), sus fundadores no tienen ninguna queja, al menos  sus principales directivos. El Hotel Larimar , igualmente fue una iniciativa colectiva y dio muy buenos dividendos y una venta beneficiosa. La clínica Magnolia es propiedad de un conjunto de médicos y empresarios locales, que marcha con relativo éxito. En fin, hay muy buena historia de esfuerzos conjuntos para lograr proyectos exitosos. Invito a que se atrevan.

 ¡BARAHONA SIEMPRE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario