sábado, 22 de julio de 2017

Gerineldo Pérez Pérez: padre de la medicina especializada en Barahona

Gerineldo Pérez Pérez: padre de la medicina especializada en BarahonaPOR ISMAEL BATISTA
Oriundo del distrito municipal   Cachón, de Barahona, donde nació en 1933, Gerineldo Pérez se graduó de médico en la Universidad Autónoma de Santo Domingo en octubre de  1960. Sus primeros pasos en el  ejercicio de la medicina los dió en la ciudad de San Cristóbal, donde conoció a su hoy viuda esposa, Norma Figueroa, con la cual procreó tres hijos.

En San Cristóbal trabajó y adquirió conocimiento de alto nivel en las diferentes disciplinas de la medicina en el hospital Juan Pablo Pina, donde permaneció por más de 10 años en el área quirúrgica como Médico Ayudante. En esa ciudad se desempeñó durante un tiempo, además, como Médico legista.
El hospital donde adquirió amplios conocimientos en medicina el Dr. Gerineldo Pérez Pérez era el mejor equipado para esos tiempos. Esta condición, el más calificado personal especializado de la época y la ubicación geográfica estratégica, convirtieron al hospital Juan Pablo Pina en un centro de alta capacidad de resolución  médica  donde no solo acudían pacientes de la región Suroeste, sino también de otras zonas del país incluyendo el Distrito Nacional.
A principio de la década del 1970, desde la llamada Ciudad Benemérita el Dr. Gerineldo Pérez, junto a su esposa  se traslada a su pueblo  natal de Barahona donde en la Calle Jaime Mota, en una casa techada de zinc, adquiere  junto a su esposa, la clínica Santo Tomás, que es hoy una de las más calificadas de la región.
Para entonces, los médicos que regresaban a su lugar de origen, después de graduarse, ubicaban sus consultorios en viviendas  que compartían con sus familias. Algunas de esas casas se convertían en una especie de clínica donde se ofrecían servicios de salud.
Cabe mencionar a los médicos que conjuntamente con el Dr. Gerineldo Pérez  se establecieron en Barahona, y que también contribuyeron al desarrollo de la medicina en la región: José Rafael Campos Navarro, Juan Francisco Pérez Reyes, Luis  Olivero, Cristina Lagares y Nélsido Michel, entre otros.
Una nota singular del Dr. Gerineldo  Pérez, que evidenció sus dotes de  visionario, fue la decisión de enviar a Santo Domingo a médicos jóvenes a estudiar postgrado  en gineco-obstetricia y pediatría, que eran las especializaciones más necesarias en aquel tiempo en  la región. 
En adición, abrió las puertas de la clínica, y creó condiciones y facilidades para la práctica de la medicina especializada  a los médicos que arribamos a Barahona entre las décadas de los 70s y 80s. Por eso le consideramos el padre de la medicina especializada en Barahona.
El galeno fue figura principal e imprescindible en la creación del primer centro diagnóstico  con alta tecnología en la región. Hoy, en la región, los médicos cuentan con equipos médicos modernos de punta, como auxiliares en la precisión de  diagnósticos de las enfermedades que afectan nuestros pacientes, gracias a sus esfuerzos.
En el ámbito del sector público,  laboró  y fue director del hospital regional Jaime Mota, donde junto a sus coetáneos realizó una encomiable labor médica en beneficio de los desposeídos de la región.
Fue un medico altruista con el sentido humanista del buen samaritano. Su  éxito en la ciencia de la medicina  fue el resultado de una buena  comunicación y colaboración con el paciente. Para el connotado  médico, el  paciente no era un cliente, sino un ser humano enfermo en busca de salud.
Gran pesar embarga a la región por el fallecimiento del notable galeno el 23 de junio del año en curso. Este acontecimiento constituye un reto para los profesionales de la medina en la región, porque estamos comprometidos con  el deber de  continuar impulsando el legado que cimentó el Dr. Gerineldo Pérez Pérez en la provisión de servicios de salud y el desarrollo de la medicina en esta parte Sur de la isla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario