lunes, 19 de junio de 2017

Doce secretos para atraer prosperidad material

Resultado de imagen para Doce secretos para atraer prosperidad materialPor: Karina Pereyra

 la prosperidad no es algo que logramos, es algo que sintonizamos a medida que sanamos nuestro interior. es un estado del ser, expresado en el verbo del ser “yo soy”. la pobreza también es un estado del ser, donde el amor que te tienes está tan disminuido que te resistes a ser, hacer y tener lo que te brinda alegría verdadera.


La palabra “prosperidad” viene del latín. Señala la “buena suerte” o “éxito en lo que sucede”. El prefijo “pro” significa “hacia delante”, “sperare” denota la “espera” y el sufijo “dad” nos habla de una cualidad. Podemos ver entonces que la prosperidad es el curso favorable de aquello que se emprende, en un modo significativamente mejor a lo que se podría haber esperado.

Cuando sintonizas la prosperidad el bien se manifiesta de forma abundante, ya que múltiples factores convergen a que todo funcione del mejor modo posible. Ya que tú eres la única persona que puede decir “Yo Soy”, la prosperidad tiene que ver con el modo en que te miras y la manera en que te expresas acerca de ti mismo. ¿Estás usando tu “Yo Soy” de forma precisa?

La prosperidad que expresas se relaciona con la naturaleza de tus pensamientos/sentimientos. Aunque la prosperidad abarca tener salud, adquirir conocimientos, manejar adecuadamente el tiempo, disfrutar los éxitos, tener alegría, contar con los amigos y compartir el crecimiento con la pareja, en esta entrega vamos a referirnos a la prosperidad material, relacionada con dinero y bienes, ya que ellos muestran claramente nuestro sentido de merecimiento.

El empresario afroamericano Wally Amos, creador de las famosas galletas de chocolate chip dijo: “La vida es sólo un espejo, y lo que ves en él, tienes que verlo en primer lugar dentro de ti”. La prosperidad es un sentimiento activo de amor hacia ti mismo, en el que te provees de lo que es bueno para tu desarrollo.

¿Qué hace que no tengas el nivel de bienestar que deseas y mereces? La respuesta es: tu estado de ánimo. Como la riqueza y la pobreza son estados del ser, puedes crearlas a través de tu humor vibracional. En mi caso, me ayudó observar cuál era mi estado de ánimo predominante. Por muchos años, estuve envuelta en la desesperanza, la impotencia y la victimización.

Las palabras que repetimos se transforman en creencias. Las creencias resuenan en pensamientos que crean sentimientos, que activan nuestro humor vibracional. Empecé a nutrirme con pensamientos y sentimientos que expresaran la verdad de mi ser, cambié mi lenguaje para comunicarme con palabras de poder, que me permiten crear una vida plena y llena de sentido.

El popular escritor y orador estadounidense Mark Twain dijo: “La falta de dinero es la raíz de todo mal”. Quienes creen que el dinero es la base de la seguridad, no pueden ser generosos. De forma errada piensan que si dan algo a otros, se lo quitan a ellos mismos. Pelearán y defenderán sus intereses hasta con la propia vida.

Por otra parte, los dólares americanos tienen una frase que dice “In God we trust” (“en Dios confiamos”), mostrándonos que la seguridad no está en el dinero, sino en la fuente de su provisión: Dios. Como el dinero es energía, cuando no fluye, ¡disminuye!

Tal vez estás pensando en gente dadora a la que el dinero no le aumenta. La respuesta está en “desde dónde” están dando. El dar es una siembra, y las semillas están en lo que sentimos/pensamos al dar y no en lo que entregamos.

El principio del diezmo es una antigua costumbre que viene del judaísmo, que consiste en dar un décimo de lo que recibimos (con alegría, gozo y amor) al terreno de Dios. Puede ser una persona o un lugar que multiplique Su obra, permitiendo que más personas conozcan y vivan las verdades espirituales.

En una entrevista de la CBS, el primer ministro de Israel David Ben-Gurión dijo: “En Israel, para ser realista debes creer en los milagros”. Numerosos estudios muestran que Cristóbal Colón era de origen hebreo. Los adelantados conocimientos de astronomía y geografía que manejaba, le tenían convencido de que la tierra era redonda.

Estudiosos plantean que él siempre supo que iba a tierras nuevas y conocía en los mapas la ruta que debía tomar, así como la época del año y la zona de la que debían zarpar sus naves. Adicionalmente, la historia nos dijo que en 1492, Colón recibió de la corona española una tripulación formada por presos.

Lo que no nos dijeron fue que esos presos fueron en su mayoría judíos sefarditas y moros (árabes), con estudios de las leyes de la tierra y del cielo, y que tenían mucho conocimiento de las leyes de atracción de riquezas. Este desconocimiento nos ha hecho identificarnos con el origen europeo desde la necesidad y la pobreza, en vez de hacerlo desde la sabiduría y la riqueza.

Como dijo el jugador retirado de hockey Wayne Gretzky: “Fallas el 100% de los intentos que no intentas”. Estos doce secretos heredados de nuestros ancestros sefarditas (asentados en Argentina, Chile y las islas del Caribe), son probadamente efectivos para multiplicar la prosperidad material y reconocer que cuando Dios es nuestra fuente, lo natural es vivir en la riqueza. ¿Te animas a probarlos?

1-En el día de pago de tu sueldo (o cuando lo recibes si eres empresario), no debes gastar nada. Antes, toda la suma recibida tiene que pasar una noche en tu casa o en tu cuenta bancaria.

2-Los ancianos sabios aconsejan que debes conservar un billete durante todo el año. Al cargarse de tu energía positiva, este billete empezará a atraer hacia ti más dinero.

3-Si recoges las migas de la mesa con la mano, ¡no recibirás dinero extra!

4-Si le das pan y/o sal a alguien directamente de tu mano, tu suerte pasará a la familia de esa persona.

5-Para que en tu casa siempre haya dinero, pon la escoba con el mango hacia abajo.

6-Si vas a pedir aumento de sueldo, es preferible hacerlo al medio día, ya que en ese momento el sol irradia su máxima energía.

7-En general, procura no tomar prestado. Si tienes la posibilidad, más bien presta a otros, así estarás programando al dinero para que siempre se devuelva adonde ti.

8-Siempre que puedas, guarda el dinero en el bolsillo de tu ropa, o pon siempre un billete o moneda en ellos, y recuerda que al dinero no le gustan los “bolsillos rotos”.

9-Tu billetera nunca debe estar vacía. Debes tener en ella por lo menos una moneda.

10-Todos los billetes deben ponerse con la cara viendo hacia afuera, hacia donde mira el dueño.

11-Pon en el compartimento más pequeño de tu billetera, un billete de un dólar o de 50 pesos doblado en forma de triángulo.

12-Lleva en tu billetera un “billete feliz” (conservado de tu primer sueldo, de una persona buena o de un trato exitoso), que no debe ser gastado, ya que funciona como “talismán” o “pito” para llamar al dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario