martes, 23 de mayo de 2017

Cómo reducir la mortalidad materna

Cómo reducir la mortalidad materna 
POR ISMAEL BATISTA

La mortalidad materna es un estigma de salud en la región, sobre la cual la Organización Mundial de la Salud (OMS) promedia  una mortalidad  de 85 por cada 100, 000 nacidos vivos.

En la República Dominicana el Ministerio de Salud y el Servicio Nacional de Salud hacen ingentes esfuerzos para menguar el mal letal materno, sin embargo,los resultados no son los más deseables.
Un reporte de elaboración reciente del Sistema Epidemiológico Nacional revela que en el país mueren 100 mujeres gestantes por cada 100,000 nacidos vivos. Otras estadísticas  recién divulgadas por el Ministerio, hablan en detalles de la manera siguiente: en el pasado año 2016, en Hospital Regional Jaime Mota, es decir, región Enriquillo 274 casos. En el mismo año en el José María Cabral y Báez , región Cibao 298 y en la Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia  de cobertura nacional, 194 muertes.

Por los datos divulgados, a nuestro modelo sanitario se le ha escapado de las manos el control de la mortalidad materna, pues, estos datos revelan un alarmante incremento exponencial.
Ahora bien, ¿Cuál es la estrategia de los gestores en salud en la República Dominicana para reducir la mortalidad materna?
Reforzar los más altos niveles de atención disponibles en las regiones del país.
Un ejemplo es el Hospital Regional Jaime Mota, que cuenta con servicio de obstetras, anestesiólogos, cardiólogos e internistas en guardias hospitalarias presenciales, es decir, una atención médica especializada las 24 horas. Sin embargo, la Enriquillo es la región del país, de acuerdo con las estadísticas disponibles, que cuenta con la más elevada mortalidad materna, porque el equipo médico recibe los casos complicados,  incluyendo pre-eclampsias y eclámpticas  en los cuales los controles prenatales fueron deficientes en el entorno de donde proceden, en la Atención Primaria.
FACTOR DE RIESGO PRINCIPAL
Es este el factor de riesgo principal en los fallecimientos maternos en nuestros hospitales, porque se tiene la creencia de que la mortalidad materna  se reduce  en el quirófano, en las salas de emergencias o en cuidados intensivos. No, es en el Primer Nivel de Atención.
El síndrome hipertensivo del embarazo, que también continúa siendo una causa importante de muerte perinatal y prematuridad, en comparación con las enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas, es un problema de salud pública de relativa fácil prevención por el carácter cíclico de los embarazos, contrario a lo que sucede en las enfermedades crónicas, puesto que los factores de riesgos que inciden en el mismo se pueden controlar en el Primer Nivel de Atención.
Los principales factores de riesgos en una chica en edad reproductiva propensa al embarazo son: la edad, raza negra, historia personal de pre-eclampsia y otros factores asociados al mismo embarazo; hábitos personales y sociales. Debemos agregar, las co-morbilidades que pueden estar presentes en el momento del embarazo o que pueden aparecer en el transcurso del mismo.
No podemos dejar de mencionar también, la pobreza y la educación, como factores relevantes de riegos en una chica que se embaraza.
Pero el más importante de los factores de riesgos en el embarazo, es el control prenatal, porque este a la vez es imprescindible para el control de los otros factores de riesgos relacionados con el embarazo. Valga la redundancia.
De modo pues, la realidad nos dice que en el Sistema Sanitario del País debemos priorizar esfuerzos, recursos materiales y humanos a la Atención Primaria,   para de este modo comenzar a reducir la mortalidad materna en la República Dominicana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario