martes, 22 de mayo de 2018

El reto de criar en una familia monoparental

El reto de criar en una familia monoparentalSANTO DOMINGO.-.Cada día el número de familias monoparentales aumenta en nuestra sociedad, donde la madre también debe desempeñar el rol de padre. No solo es la figura protectora, encantadora y la que demuestra más afectos, sino que también debe ser quien trabaje y quien ponga límites y reglas en la casa por la ausencia de la figura paterna en el hogar.    
Esto la lleva a enfrentar en el día a día un doble rol, en el hogar y  en la sociedad, la cual está acostumbrada ya, a asumir este tipo de familias, siendo la figura materna la más común en la actualidad.
Lo cierto es que existe un sinnúmero de padres que también debe afrontar ese doble rol en sus hogares, y tienen bajo su responsabilidad la crianza de sus hijos. De igual manera deben cumplir ese rol de figura materna que tanto hace falta en el desarrollo de sus hijos, deben también ser la parte débil, protectores y afectivos tienen que correr de un lugar a otro para que sus hijos también lleguen a sus actividades extracurriculares que complementan su total desarrollo. 
Y a pesar de que sea un padre quien tenga esta responsabilidad, la crianza no está en desventaja frente a la que pueda llevar a cabo una madre que críe sola a sus hijos. No es cuestión de ser madre o padre, sino de poder intercambiar estos roles, según las circunstancias.
Claro está que para la crianza de los hijos deben estar presente ambos padres, pero no es menos cierto que también en una familia monoparental la crianza y el desarrollo de la psiquis de los hijos pueden estar completos si se hace un debido trabajo.
Los padres de hoy se encuentran en un proceso de cambio hacia una nueva paternidad, no solo por los cambios sociales, sino también, porque los hombres  están asumiendo cambios en su rol  dentro del hogar, transformando así un liderazgo diferente en la familia. Se percibe un liderazgo horizontal en las relaciones respecto a padres e hijos.
Los padres de hoy por cultura guardan aún cierta timidez en romper con los prejuicios y normas implícitas que la sociedad machista ha infundido en el hombre desde su nacimiento.
Sin embargo, en su doble rol en la crianza de sus hijos han entendido y asumido una paternidad con compromiso, y son capaces de demostrar más afectos y atención, incluso la ternura puede estar presente en las relaciones con sus hijos.
A quien le toca llevar sola una familia se enfrenta a retos y oportunidades que la sociedad les brinda y que los nuevos conocimientos que adquieren en este quehacer diario. Tanto el hombre como la mujer jefes de familias monoparentales tienen la misma responsabilidad de entregar a la sociedad mejores seres humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario